EL ARCHIVO

Corina Quiroga - Diseñadora de Interiores

Este proyecto fue pensado para el concurso Beca Casa FOA 2015. A partir de la premisa “estar íntimo”, el espacio fue concebido como un lugar distendido para la recepción de visitas y el esparcimiento familiar. La protagonista del espacio es una gran malla de construcción que funciona como biblioteca y archivo de modo muy versátil.

VINCULOEl foco de atención principal es una gran malla de construcción que funciona a modo de biblioteca y archivo, y se haya sobre uno de los muros revistiéndolo. La intención es resignificar su uso al incorporarlo como elemento de diseño. Revistiendo el muro opuesto un gran espejo replica la intervención y genera una sensación de mayor amplitud. Se busca acentuar la direccionalidad de la planta generando una circulación central orientada hacia el gran ventanal mediante la disposición de las luminarias y el camino que atraviesa el ambiente. Se enfatizó la intimidad del lugar a través de una iluminación tenue.

CONTEXTOEl proyecto fue desarrollado para concursar por el espacio Beca Casa FOA, la cual es una destacada exposición nacional de arquitectura, industria y diseño interior, reconocida como referente de tendencias en gran parte de Latinoamérica.Es tradición de Casa FOA recuperar lugares con historia. En esta oportunidad la muestra cumple 30 ediciones y como sede ha seleccionado una casona de 100 años ubicada en Retiro, de arquitectura con reminiscencias francesas e influencia de las Beaux Arts. Pisos de roble de Eslavonia, paredes con boiserie, techos en doble altura y molduras son algunos de los detalles que albergan este edificio de unos 2.200 m2.

SISTEMAEl espacio consiste en una superficie de 13.4 m2 orientados longitudinalmente hacia un gran ventanal. Al tratarse de una superficie de pocos metros cuadrados, se optó por concentrar la atención sobre uno de sus muros ubicando allí el gran archivo realizado con la malla de construcción. Así mismo se aprovecha la doble altura del cieloraso.La caja clásica original del edificio se ha conservado en su totalidad y se han incorporado a ella elementos que infieren una mirada contemporánea, amalgaman la clásica arquitectura francesa con nuevas formas de diseño.

MATERIALa estructura portante que funciona como archivero fue diseñada utilizando la malla Sima, malla metálica que se utiliza en la construcción. Se conservaron los pisos originales de roble de Eslavonia. La cuota de color es aportada por los objetos decorativos que complementan a la paleta neutral de grises seleccionada la cual brinda homogeneidad. De esta manera se han combinado materiales naturales de diversas texturas como el hierro, la madera, el mimbre, el cuero y otros géneros.

INVESTIGACIONEl desafío fue romper con el concepto tradicional del "estar" desarrollando una propuesta atípica en la que el uso de una gran trama metálica gana total protagonismo del espacio. Se pensó dicha malla como un gran archivo que reúne parte de la historia del diseño de interiores a través de dos representantes iconos argentino: Alfred Fellinger y Juan Azcue. Se exponen en el espacio objetos pertenecientes a su vida o diseñados por ellos a modo de reconocimiento por su trayectoria.

Dentro del contexto del aniversario número 30 de Casa FOA se pensó el concepto como un gran archivo que reúne  parte de su historia a través de dos representantes iconos del diseño argentino: Alfred Fellinger y Juan Azcue. Se exponen objetos pertenecientes a su vida o diseñados por ellos a modo de reconocimiento por su trayectoria. Esto permite trasladar su intimidad al espacio, haciendo referencia nuevamente a la premisa.

El desafío de este proyecto es romper con el concepto tradicional del estar desarrollando una propuesta atípica en la que el uso de una gran trama metálica gana total protagonismo del espacio.

La caja clásica original del edificio  se ha conservado en su totalidad y se han incorporado a ella elementos que infieren una mirada contemporánea. De esta manera se amalgaman la clásica arquitectura francesa con nuevas formas de diseño.

Al tratarse de una superficie de pocos metros cuadrados, se optó por concentrar el foco de atención sobre uno de sus muros revistiéndolo con una malla de construcción a modo de biblioteca y archivo. La intención es resignificar su uso al incorporarlo como elemento de diseño. Dicha estructura permite al usuario una versátil configuración de los objetos que alberga, funcionando como sistema de distribución y de exposición. Revistiendo el muro opuesto un gran espejo replica la intervención y genera una sensación de mayor amplitud.

Se acentúa la direccionalidad  longitudinal de la planta generando una circulación central orientada  hacia el gran ventanal mediante la disposición de las luminarias y el camino que atraviesa el ambiente, creación de Alfred Fellinger.

La iluminación tenue se utilizó para enfatizar la intimidad del lugar. Los artefactos de importante escala se repiten hasta que uno de ellos baja cambiando el ritmo para generar una opción alternativa. Una lámpara individual acompaña al sillón definiendo el sector de lectura.

Unas cortinas de género liviano visten la abertura hacia el exterior permitiendo el ingreso de luz natural sin perder privacidad. La cuota de color es aportada por los objetos decorativos que complementan a la paleta neutral de grises seleccionada  la cual brinda homogeneidad.

Es así como este diseño propone concentrar la actividad familiar y social en un lugar cómodo y acogedor, de estética moderna y novedosa donde archivar íntimos recuerdos y generar nuevos momentos.

Diseño, historia y emociones reunidos en un mismo espacio.

Autores: Victor Herrero Miranda