HIDALGO CERVECERÍA primer etapa

G7 Grupo Creativo

Ubicación Calle Alem N° 267 de Ramos Mejía | Buenos Aires, Argentina. Objetivo Este espacio ha sido pensado como una cervecería con excelente gastronomía, con productos orgánicos, sustentables y de primera calidad. En un ambiente cálido, original y descontracturado.

Vision general del espacio

Sector lounge, equipado con sillones y mesas ratonas, de fondo cuadro construido con piezas metálicas de descarte

Patio trasero, área de camastros y mesas comunitarias

Los nuevos modos de vincularse

Las nuevas tendencias como los happy hours hacen que sean cada vez más requeridos los bares para ir a tomar algo con amigos, en un ambiente cómodo y distendido para pasar un buen rato y desconectarse de la rutina laboral. Las cervecerías son los sitios ideales para este tipo de ocasiones. En la actualidad se pueden distinguir dos tipologías o estilos muy marcados de este tipo de bares, por un lado, los clásicos Irish pub y por el otro los de estilo industrial o vintage.

Orientadas por los requerimientos y gustos del comitente hemos tomado el estilo Industrial como punto de partida de este proyecto, ya que al hablar de cervecería, imaginamos un sitio donde se fabrica la cerveza y así trasladamos ese concepto al diseño del espacio. La idea es sentirse en la fábrica, estar en el corazón de la producción de esa bebida, tan apreciada por los argentinos y sinónimo de encuentro social, disfrute y relax.

La competencia

Es fundamental el hecho de generar una propuesta que se diferencie estéticamente de las alternativas que el mercado ofrece actualmente en Ramos Mejía en el rubro cervecería, dotando, a su vez, a la marca HIDALGO de una identidad extremadamente vinculada con la calidad de los productos gastronómicos, la calidad de servicio y el confort y en el espacio.

El proyecto

Las sensaciones que decidimos transmitir son la simplicidad, la calidez y la comodidad. Generar un espacio donde los clientes se sientan a gusto, quieran permanecer y regresar, un lugar que sea digno de ser recomendado y que se distinga de las demás alternativas de mercado.

Al basarnos en la estética industrial decidimos priorizar la estética pura de los materiales constructivos, resaltando sus texturas naturales, acabados y colores sin intervenirlos. El ladrillo, la madera, el cemento y el hierro son los protagonistas. Aunque en el exterior (frente y patio) la naturaleza gana terreno, el verde dota al espacio de un espíritu fresco, ideal para disfrutar en una noche de verano.

Al ingresar nos encontramos con distintos puntos focales, rincones o detalles que conducen la mirada y obligan a la contemplación. Por ejemplo, junto a la barra principal hayamos un gran mural de estética simple pero impactante, que retoma el trabajo tipográfico utilizado hasta mediados del siglo pasado. También se puede destacar el gran cuadro construido con piezas metálicas de descarte, estilo patchwork retro iluminado. En el patio encontramos el hogar a leña, un espacio acompañado de cómodo y original mobiliario.

En contraposición, los muros fueron escasamente intervenidos a modo de no recargar los ambientes, resultando visualmente pesados. Se escogió como terminación de los mismos el estucado gris y en algunos de ellos se pensó la colocación de piezas graficas artesanales a modo de “cuadro”. La idea de estas piezas es sintetizar el estilo de manera simple y practica, de manera tal que se puedan reproducir por los espacios de diferentes maneras y tamaños, dando la posibilidad de adaptar la estética planteada de acuerdo a distintas necesidades.

Se generaron distintos sectores, que ambientados con diferentes tipos de mobiliario tendrán distintos usos y funciones. Nos encontramos con mesas comunitarias (altas en el interior y con altura convencional en los patios) ideales para cenas o reuniones multitudinarias; mesas individuales destinadas a grupos más pequeños o parejas, con la ventaja de poder agruparlas en caso de necesidad. También, se desarrollo un sector lounge en el interior, equipado con sillones y mesas ratonas, siendo un lugar más íntimo y descontracturado. Sin olvidarse que se dispone de amplias barras, en las cuales se podrá tomar o picar algo al paso. En cuanto al patio, se desarrollo un área con camastros y mesitas auxiliares, que al igual que el living interior invita a disfrutar del espacio de un modo relajado y distendido.

En cuanto a la materialidad del mobiliario, estos continúan con el concepto de la utilización de los materiales en bruto. Como la madera, utilizada tanto en formato de listones como en palets reciclados; el hierro, la chapa y el cemento. A su vez, encontramos muebles de estilo vintage para sillones, mesas ratones y muebles de guardado. Para las tapicerías y almohadones se escogieron telas de tonos cálidos, combinando varios tipos de géneros, como el liencillo, la arpillera y el cuero ecológico, resaltando la rusticidad de las texturas y los esténcils allí aplicados.

Las distintas sectorizaciones son complementadas por diferentes tipos de iluminación. Lámparas metálicas de estilo industrial junto a iluminación funcional y moderna como leds y spots direccionables. También se opto para el exterior por jabalinas contemporáneas a ser colocadas en los maceteros-bancos, el ingreso y el pulmón de aire. La mezcla de estilos tiene su base por un lado en la necesidad de contar con iluminación decorativa donde las lámparas respondan a la estética con la que cuenta el bar y por el otro disponer de iluminación que responde a necesidades funcionales, necesidades que son cubiertas con artefactos utilitarios y modernos, que cuenten con dimerización y direccionamiento.

En cuanto a los baños, estos fueron pensados desde la simplicidad y la comodidad en el uso. Se siguen utilizando los mismos materiales como el estucado en muros, la chapa, etc. En este caso, el punto focal lo hayamos en el estucado de color rojo.

Autores: G7 Grupo Creativo